[audio:http://www.malkevnia.com/wp-content/uploads/2012/10/Project-Zomboid-Original-Soundtrack-Maybe-we-can-win-this-time.mp3|titles=Project Zomboid Original Soundtrack – Maybe we can win this time]

Me gustan los zombis, soy un gran fan de esos monstruos muertos vivientes. Todo lo que envuelve ese cadavérico cuerpo me parece atrayente y morboso, sobre todo la historia de los que tienen que convivir junto a ellos. Desde las primeras películas que aparecieron hasta los últimos libros que tan de moda están, todas esas historias de zombis clásicos me encantan, esos que no son más que una sombra de lo que eran en vida pero que son verdaderamente mortales por su numero.
Me apasiona ver distintos personajes sobreviviendo como pueden ante esa amenaza aparentemente interminable, el japonés friki en su apartamento enano, el ricachon al que le pilló de vacaciones con la familia, el grupito de amigos que se escapó a una granja, los maleantes, los que van héroes, el que ha leído sobre el tema y cree que va a sobrevivir más que nadie…

Al igual que yo, por fortuna o por desgracia, hay una cantidad enorme de pasión por el tema, y probablemente debido a esa popularidad que se han ido ganando, aparece un mar cada vez más grande de títulos más y más mediocres u orientados a ámbitos que a mi no me terminan de llenar, y es muy difícil encontrar algo acorde a mis gustos. Aquí es donde entra el Zombinoia.

No es un juego espectacular en 3D con ultrarealismo, ni tiene una jugabilidad pasmosa, es más, es un juego de web de esos de dar clicks, aunque mentiría si dijera que es simplemente eso, ya que lo que enamora, es el concepto.

La premisa es la simple, cuarenta habitantes tiene que sobrevivir a hordas de zombis que no paran de intentar penetrar a su recién formado pueblo. Cada día que pasa los zombis son más y más, y el objetivo es sobrevivir todo el tiempo posible, cosa nada fácil llegado un punto.

Pero ahí no acaba la cosa, y es que el matiz importante es que tu solo controlas a uno de los habitantes, el resto es controlado por otro jugador. Ahí esta la gracia, la interacción, el estira y afloja para conseguir que alguien haga algo, te ayude, traicionarle o sencillamente, pasar desapercibido y rezar para que con suerte, los demás mueran antes que tu. Todo eso hace del juego algo verdaderamente humano, y que el gozo sea ver una comunidad de jugadores luchando juntos por sobrevivir, o matarse los unos a los otros para facilitarles el camino a los zombis.

La ambientación, que no la historia, la cual brilla por su ausencia, está muy lograda y bebe mucho del tambien increíble juego de rol Fallout en el sentido postapocaliptico y gráfico, acompañado ademas de un sentido del humor que recuerda muchísimo a Terry Pratchett y su Mundodisco. Algunos detalles, como que al estar aterrorizado los mensajes en el foro sean ilegibles o raros y que te equivoques de persona al mandar un objeto al ir bebido son pequeñas cosas que hacen el pastel aún más dulce.

A nuestra disposición se ponen multitud de objetos a cada cual más extraño, desde una batidora con la que sacarle los ojos a un zombi a un vibrador a pilas con el que curar estados negativos pasando por los lanzapilas o las pistolas de agua, que es por cierto, el elemento al que son débiles los zombis de este universo. También disponemos de un enorme elenco de construcciones entre las que elegir o descubrir mediante planos y que deberán ser alzadas con el esfuerzo de todos los habitantes, ya que obviamente, poco va a poder hacer una persona sola, y van desde una sencilla muralla a una compleja noria hidraulica desde la que ver a los zombis mientras te tomas unos caramelos que caducaron hace décadas. Pero no todo son defensas, también necesitas beber para no morir de sed, puedes terminar herido, morir por una infección y muchas cosas más. Por supuesto, existe la competitividad, ya que en cada pueblo, al morir todos sus habitantes, este recibe una puntuación, y cada temporada, los habitantes de los pueblos con más puntos recibirán premios en forma de distinciones.

Existen las profesiones, todas muy balanceadas y cada una con una función especifica. Obviamente, ninguna es mejor que otra, y al ser un juego puramente comunitario, poco te va a servir a titulo personal ser una u otra cosa, así que una vez más entra el terreno comunitario y la buena elección de los grupos de héroes  que es como se les llama a los habitantes con profesión.

El trol tiene un lugar en este juego, aunque no muy bien visto, claro, y es que, aun siendo una jodienda para el pueblo, tiene la posibilidad de golpear a otros habitantes, ser desterrado de la comunidad, rebuscar en la basura, robar y otras maldades varias, aunque no todo son flores y diversión  ya que si el pueblo reacciona, pueden llegar a ahorcarle sin miramientos, si es que no deciden antes asarlo a parrilla y servirlo de cena.

La administración del juego es llevada junto con otra cantidad no precisamente pequeña de juegos, lo que hace que, al haber un solo administrador, recaiga todo el peso sobre su espalda. No se cuanto cobrará, pero espero que sea mucho, porque aunque en el fondo el trabajo no sea más que traducir, copypastear y arreglar pequeños fallitos de otros servidores, el estrés de llevar tantos juegos, el mediar disputas tontas y el escuchar las quejas y ser sometido a la presión de los jugadores, es algo digno de admirar. En ese ultimo aspecto no me libro de pecado, ya que le he metido mucha caña en alguna que otra ocasión cosa que ha provocado que incluso mi nombre [ejemplo] aparezca en alguno de los pueblos del juego. Algo que a decir verdad, me hace sacar una sonrisa. Gracias Znarf, y si lees esto, pido perdón, no lo hago a mala leche, es mi forma de decir las cosas.

A ver, no voy a negar que el juego tiene muchos puntos negativos como que, a pesar de ser cada vez más estratégico con cada actualización, tira mucho del azar y eso puede frustar a muchos, entre los que me incluyo, pero si consigues sobrellevar eso, formas un grupito y no te topas con demasiados trolls, es una muy grata experiencia y pasaras horas frente al ordenador con la esperanza de que tras el ataque de esta noche, todavía sigas con vida.

Y a para finalizar y centrándome en mi experiencia personal, he decir que el juego me ha ayudado a conocer personas verdaderamente maravillosas, con las que desde entonces tengo contacto frecuentemente y a las que puedo casi considerar amigos. Cada uno de ellos me ha enseñado muchas cosas, hemos tenido larguísimas conversaciones, hemos intimado, ido de expedición  jugado al pictionary, al Catán y cientos de cosas más que quedarán grabadas en mi memoria hasta que sea un viejo chocho jugando a la “Li’Chuan Station 78”.

Muchísimas gracias, de corazón a todos los que han estado a mi lado y probablemente seguirán estando hasta que me canse de este dichoso juego:

  • A la encantadora y sexy, aunque borde cuando se lo propone, Leinne, que ademas ha perdido muchisimas horas de sueño por la Alianza.
  • Al viejo y arrugado Ark, con el que comparto multitud de gustos y aficiones.
  • Al gran Meca, una persona muy inteligente y que sabe como y cuando actuar, ademas de ser un genio de Excel y la ofimatica.
  • Al ya desaparecido Mella, con el que empecé a jugar y que a decir verdad no se como terminó en el juego.
  • A la gatita Sein, por resolverme tantas dudas y por animas las conversaciones.
  • A la artistaza Ireth, por dejarme disfrutar de sus dibujos y echarme un cable enorme. (La cabecera de esta pagina la hizo ella)
  • A Puce, por haberme ayudado tantísimo, ser muy majo y una persona de fiar.
  • A Antonio, por los currazos que se mete y su obsesión con el juego.
  • A todo “Alianzas Unidas [AU]” en general, por habernos llevado a lo más alto del ranking.
  • A “Los ángeles de Malkev” en particular, por ser mis angeles.

También ha habido indeseables que la liaron un montón, no lo voy a negar, pero echando la vista atrás, marujeando un poco y recordándolo con risas, los disgustos del momento son unos recuerdos maravillosos que probablemente contaré algún día con nostalgia.

Y… eso es todo.

¿A que estás esperando?