[audio:http://www.malkevnia.com/wp-content/uploads/2011/01/279431b7a14a23d84f1d7f51990a0206.mp3|titles=The times they are changin]

Jodido cabrón! Me arropas con la esperanza de que mañana sera otro día, quizás un día mejor. Me gritas desde la distancia que las cosas mejoraran, que me curaras las heridas y que todo se pondrá en su lugar. Me dices que vengaras las injusticias y que compensaras la balanza si haces las cosas bien. Me prometes cosas que nunca cumples, me arrebatas los momentos felices tan fugazmente como me los entregas.

Maldito hijo de puta, si algún día te encuentro disfrutare de darte de hostias. Te daré tantas y tan fuertes, que perderás el conocimiento y caerás en un bucle infinito donde no fluya el tiempo. Me pasare los días quemandote los pezones con hierro candente, serrandote los dedos falanje a falanje con uno de esos cuchillos redondeados que no cortan ni la mantequilla y te los haré tragar, te prometeré cada día, antes de dejarte caer rendido, que todo ha terminado, que mañana te dejare ir, pero sera mentira, para que sufras en tus propias carnes el dolor de la impotencia.

Brutal embustero, dimensión desconocida que atormetas a la humanidad desde el principio de la creación, estoy cansado de tus palabras, de tus mierdas… siempre lo mismo. Si me doy prisa, mal, si el intervalo es largo, peor. Dime! Dime maldito bastardo creado por el peor de los demonios, porque cojones no me dejas ser feliz! Acaso he sido malo? Acaso me lo merezco? Me desvivo por conseguirlo, una y otra vez, una y otra vez, mientras violadores, asesinos, canis y peores monstruos van a su bola por el mundo y tienen lo que yo tanto deseo.

Me parece injusto, totalmente injusto. Ojala se rompa tu condenado reloj y termines sepultado por tu detestable arena.

Un día mas tachado de mi calendario, cabreado, cabreado y sufriendo, pero una vez mas, incapaz de derramar lagrimas. Me da miedo pensar en mañana, me da miedo pensar en la muerte…

¿Algún día me darás lo que quiero?