[audio:http://www.malkevnia.com/wp-content/uploads/2011/02/Mr-Blue-Sky-ELO.mp3|titles=Mr Blue Sky]

Juno Temple, actriz que me tiene enamorado, en la película de Mr. Nobody se tiñe de castaño, y me recuerda horrores a Helena. Llamadme obseso si queréis, pero no soy el único que piensa igual.

Una noche mas, cazo al personal desprevenido para forzarles a ver la que es una de mis películas favoritas. Termina la sesión y cada uno se va a su respectiva casa, pero el mensaje enviado directamente a mi cerebro perdura, en este caso, solo tienes una oportunidad para decidir.

Mis estupidos impulsos de montar escenitas, unido al recuerdo creado por la actriz y aderezado con la motivación del mensaje… no podían terminar nunca bien.

Malkev

“A las 19 sobre un puente azul. Te esperare.”

Si, un sms citándola para quedar. Que iluso soy.

Me da por imaginarme un reencuentro super maduro, como el que tuve Friki, contarnos lo sucedido a lo largo del tiempo, hacernos reír, dejarnos de niñatadas y mirarnos a los ojos sin odio, y porque no, terminar con un enorme abrazo con el sol del atardecer de fondo para darle mayor dramatismo. Por una vez, no era una escena en plan “Sin ti no hay vida” en la que dejaba a su novio y volvía conmigo, solo quería algo humano, como si de una película de Kevin Smith se tratara.

Unos doce minutos mas tarde, ya en mi estúpida nube peliculera, recibo su respuesta. (Son las 05:36 de la madrugada)

Helena

“Perdoooona? Porque se supone que debería asistir?”

Plas! Patadon de realidad!

Una vez mas, me recreo tanto en mi mundo que creo que todo el mundo juega al compás. Por suerte ha sido rápido.

Por supuesto, mil respuestas han pasado por mi cabeza, y probablemente todas y cada una de ellas terminaría en excusa para no ir o en improperios hacia mi persona. Entonces… para que debería contestar? Su respuesta ha sido tan… humana? El largo “Perdoooona?” ya lo dice todo, eres GILIPOLLAS, asúmelo. Para que negarlo? Tiene razón, no le voy a ni a contestar.

La vida no es una película, por mucho que quiera imaginármela así, y quien dice película, dice cuento de hadas, libro de poemas, novela policíaca o cómic de zombis. La realidad sera divertida, sera trepidante y puede que llegue a ser realmente romántica, pero nunca, nunca, llegara a ser ni la mitad de lo que pasa por mi cerebro cuando imagino las escenas, aunque siempre me quedara mi surrealista habilidad para transformar los recuerdos en algo perfecto pasado X tiempo.

Y una vez mas, me he demostrado a mi mismo que los impulsos solo me sirven para una cosa, para parecer todavía un poco mas imbécil. Como mínimo, esta vez, nadie ha salido dañado excepto mi enfermedad mental.

Finalmente, y demostrando que no he aprendido una putisima mierda de todo lo que he escrito y que seguiré erre que erre hasta que consiga matarme, a las siete de la tarde de mañana, estaré una vez mas sobre el puente, probablemente durante horas, llueva o nieve, esperando por la ínfima de posibilidad de escuchar el deseado “luces, cámaras… acción!”