[audio:http://www.malkevnia.com/wp-content/uploads/2011/09/Détail-Monochrome-06-Bel-canto.mp3|titles=Détail Monochrome – 06 – Bel canto]

Y así, cada día. Esperando que pase algo, que alguien me diga que hacer o que alguna señal me indique de nuevo hacia donde ir. Siempre la misma historia. Mañana ya publicare, mañana cogeré la mochila, en cuanto tenga algo de dinero me marcho… Y ya empieza a dar vergüenza.

Es cierto que la mayoría de veces no publico porque lo que quiero contar es tan grande, que una entrada me va a quedar kilométrica y se va a hacer pesada, o sencillamente me entra la vena perfeccionista y se queda eternamente en un borrador solo al alcance de mi vista que va creciendo y creciendo hasta parecer prácticamente el capitulo de una novela.

Las ultimas entradas que he hecho casi ni se han comentado y me da incluso miedo mirar el contador de visitas, pero se que lo que allí aparezca sera solo culpa mía, de mi vagueria y de mi dejadez absoluta. Aunque no puedo evitar pensar, que también es porque nadie me quiere.

Esta entrada es una especie de grito en mitad de la niebla, un a ver si soy capaz de encontrarme y retomar el camino. Como parece que solo funciono con promesas, me he prometido a mi mismo que cada día (o dos, o aunque sea, una vez a la semana, que uno también tiene vida) escribiré la anécdota que se me pase por la cabeza, ya sea una historia pasada o un instante fugaz, la cuestión es retomar la costumbre de escribir. No por mis posibles lectores, que tendrán mil cosas que hacer mas importantes, sino por mi mismo, porque es lo único que me queda.

Hoy, Sary-chan, ha dicho que ha leido un poco mi pagina porque queria conocerme mas, y me han pasado fugazmente varias tonterías por la cabeza. Me he dado cuenta de que hacia semanas que nadie cercano me había comentado absolutamente nada de las actualizaciones de mi pagina, cosa que me en mi mente se habia transformado en sinonimo de «si tardo en escribir, les va a importar lo mismo o menos». También, que con lo poco que tengo escrito, solo va a poder conocer la punta del Iceberg que es mi demente historia y que aunque me gusta tener siempre un as en la manga, me gustaría que algún día, pudiera contar cualquier parte de mi historia, pasando un simple link (Porque, lo admito, escribirlo una vez por MSN a una persona, es genial, pero escribirlo trece a trece personas, es un coñazo y no termina siendo todo lo detallado que me gustaría). En fin, que debo agradecerle a esta señorita el haberme inspirado a escribir, o al menos, el haberme obligado a mi mismo a escribir, aunque sea esta sarta de tonterías, y eso voy a hacer. Gracias.

 

Mañana más, y mejor!

EDITO: Aquí antes había una anécdota llamada «Celos vampiricos» que finalmente he trasladado a una entrada propia con la historia completa. Lo digo mas que nada para que los comentarios no suenen a locura.