[audio:http://www.malkevnia.com/wp-content/uploads/2012/11/WayToFall.mp3|titles=Way to fall – Starsailor]

Tenía que pasar tarde o temprano, y a decir verdad, ha tardado mucho más de lo que me gustaría, pero por fin mis dedos están descargando la tensión acumulada alrededor de mi garganta, esa que me estaba ahogando poquito a poco.

Lo que más me entristece de todo es que se hayan tenido que alinear los planetas para eso, y no se cuando volverá a suceder. Burbujita tiene que estudiar, no quedo con los del club, no trabajo, he pasado de hacer la partida de rol, tengo hecho por primera vez los estudios que tenía programados, he limpiado la casa, tengo comida en la nevera, bebidas con cafeína, series pendientes y una buena conexión a Internet. Mañana va a ser un día de procrastinar, de no pensar en nada, ni en lo que hacer o ni en donde ir, un día total y absolutamente solo para mí, para mi mente vacía, desconectada de todo, incluso de las redes sociales y las noticias si puedo evitarlo. Y es en la vigilia de estos maravillosos días, de madrugada, sin importarme a que hora voy a dormir y con la luna en el cielo, cuando la inspiración aflora.

He decidido tomarme esta semana de reflexión para saber donde voy a pasar las navidades, si en Mallorca, con mi padre y mi mejor amiga o en Valencia con mi novia y su familia, y a decir verdad lo único que he sacado en claro, al hablar con Lix, es que me he vuelto una persona metódica y monótona, totalmente opuesto al aventurero y loco sin remedio que era hace apenas un año.

No estoy diciendo para que no sea feliz, joder, es lo que siempre he querido, y es la caña. No me sobra de nada, pero tampoco me falta, como bien, tengo un techo para mi solo donde dormir, aunque no sea mio, una novia que me quiere y me mima, paz, tranquilidad y hasta un club de rol donde jugamos también a juegos de mesa todas las semanas. No tengo un trabajo ni una estabilidad acojonante, ni tengo lo que se puedan llamar amigos, pero no me tiro de los pelos en exceso ni tengo demasiadas preocupaciones, algo a lo que quizás, no estoy acostumbrado.

He tenido una vida siempre muy movida, broncas, ir a rescatar a alguien, noches locas, pintorescos personajes intentando llevar a cabo venganzas personales, flirteos, aventuras, problemas… y siempre, durante todos y cada uno de esos segundos, pedía a gritos y luchaba por lo que ahora mismo tengo. Y ahora que lo tengo, parece que necesite también un poco de eso, supongo que no todo tiene que ser blanco o negro. No sé, quizás es que ha sido todo muy rápido, muy a la aventura, como yo siempre hago, y la aventura ya ha terminado, para bien y para mal.

Y llegados a este punto, tengo que aclarar, que estoy hablando de cosas malas, por muy estúpido que parezca. Si que he tenido aventurillas, momentos geniales, cosas para recordar y contar, pero no he tenido verdaderos problemas que afrontar, que son los que parece ser, hecho de menos… imagina lo idiota que puedo llegar a ser!

Imagino que me faltan personajes, que no conozco a nadie, que no puedo formar esas operetas dramáticas y locas que tanto me gustan porque sencillamente el escenario está vacío. ¿Y yo que puedo hacer al respecto? Nada, supongo, porque me da tanto miedo el rechazo, que aparto inconscientemente a la gente que aun no ha entrado en mi vida de mi lado. Supongo que es un buen método de defensa, parece funcionar.

En fin, palabras idiotas escritas a hostias contra el pobre teclado. Me siento mejor y conoces un poco más de mi perturbada mente, ya he cumplido.

Me voy a dormir y ya me despertaré cuando me dé la gana, como a mi me gusta.