Habia pasado un año y medio desde que termino nuestra relación, y unos ocho meses desde que nos vimos por ultima vez.

Lo que paso ese día… aun escapa a mi razón. Pero como siempre intento con las historias mas bizarras, lo tomare con humor.

La historia en realidad, no puede dar mucho de si, ya que aconteció en unos pocos minutos, pero añadiré mi punto de vista respecto al tema para matizarlo un poquito.

Sábado, dormir durante 12 horas después de lo que parecía el final de otro intento de nueva relación, un despertar verdaderamente amargo y muy pocas ganas de hacer cualquier cosa. Me llamo la Diva, cosa normal teniendo en cuenta que era de noche, gracias a algún Dios que no iba a estar solo en un día como ese.

La noche va avanzando sobre ruedas, dentro de lo que cabe. Consuelo, acompañamiento inesperado por parte de un tercero, un par de risas y cachetes para hacerme pensar en otras cosas, peticiones indecentes hacia mi persona, las cuales me llegue incluso a plantear, y finalmente, dirigirnos los tres a casa de mi pequeña amiga, para que llegue sana y salva. Poco podía yo imaginarme cuando empece a caminar de vuelta a la cueva, lo que sucedería momentos después, y muchísimo menos, mi agregado.

Subiendo por una calle peatonal, muy larga, y sin callejones , por la tanto, sin escapatoria, me encuentro a la vampiresa, tan imponente como siempre, luciendo su exuberante cuerpo de mujer, aunque no dejando demasiado margen a la imaginación, cosa que me sigue pareciendo un tanto de mal gusto. Intento hacerme el loco siguiendo con la conversación de mi acompañante, tranquilo, como si la cosa no fuera conmigo, caminando a paso normal, esperando que la decencia se apoderara de ella y me ignorara como haría cualquier persona normal después de como fue evolucionando la historia. Pero no pudo ser, una sonrisilla malevola se había dibujado en su rostro, eso solo significaba una cosa, me había visto, y no solo eso, se dirigía desafiante hacia mi, a paso ligero, dejando atrás a su actual pareja y hermano de Helena, Mr. Al Bundy, hasta llegar justo frente a mi, y Dios sabrá porque, intento soltarme un puñetazo con todas sus fuerzas.

Desconcertado, lo esquive y me aparte al grito de “wehee, donde vas?” acompañado de una risa porque mi cuerpo no sabia ni que expresión utilizar… Llegados a este punto, es necesario hacer una pausa y  darle al play a esta cancioncilla.

[audio:http://www.malkevnia.com/wp-content/uploads/2010/09/benny-hill.mp3|titles=benny hill]

Sigamos…

La cosa se transformo en una persecución sin sentido durante prácticamente un kilometro, desde donde estábamos en ese momento hasta mi cueva. Mientras correteavamos de un lado para otro, Mr. Bundy andaba tranquilamente arrastrando una cara de “..lo que hay que aguantar…”, y mi compañero, sin saber que demionos hacer aparte que seguirme a una distancia de precaución. Durante el tranquilo paseo, intercambiamos frases tan profundas como “Superalo de una vez”, “Tu estas con alguien y yo estoy solo. ¿Acaso no eres feliz?” o mi favorita, “Me las vas a pagar por lo que hiciste”, “¿Que hice?”, “Tu lo sabes bien lo que hiciste”,”No, no lo se, dímelo”, “No me hagas hablar”. Hubo un momento en el que les di esquinazo dando un vuelta a la manzana a toda velocidad, pero estúpido de mi, peque al pavonearme de mi habilidad andando despacito y con chulería, como lo haría un winner en toda regla, ya que, faltando pocos metros para llegar al portal, me di cuenta de que justo detrás mía, seguía ella, y por supuesto, con su mascota. Tuve el tiempo justo de doblar la esquina y meterme rápidamente en casa. Al llegar arriba, todavia podia escuchar entrar su voz desde mi balcon durante unos diez minutos mas, reclamando mi cabeza en bandeja de plata y rastreando la calle en busca de mi guarida. El destino hizo que dias antes, la bandera de “One piece”, que siempre marca donde vivo, hubiera salido volando, lo que provoco que ese día, mi depredadora no pudiera detectarme. Quiero creer que estas cosas pasan por algo, pero tienen demasiado poco sentido.

Solo me arrepiento de una cosa, de no haber tenido el Iphone en ese momento, porque grabarlo hubiera sido, como mínimo, un bonito recuerdo.

Terminada la anécdota, tengo dos cosas que comentar.

La primera, Mr. Bundy. Como demonios tolera ese tipo de acciones por parte de su pareja? Es decir, que ella guarde tanto rencor hacia mi persona me parece un tanto obsesivo. Joder, ya sabia que hablaba mal de mi, y que incluso intentaba convencer a mis conocidos con mayor o menor éxito de que yo era el mayor mentiroso de todos los tiempos(Que como titulo honorifico, es tope molón, pero no me veo representado), pero es que es bizarrisimo, parece que tenga que tener cuadros abstractos con Malkevs asesinados por las paredes de su casa, o que incluso vista a su chico con ropa mía y lo azote mientras practican sexo duro. Personalmente, que mi pareja tuviera tal fijación hacia una persona, y de una forma tan irracional, me sentaría como una patada en el culo y me avergonzaría de mi mismo, por no hacer ni decir nada para impedirlo. Podría decir que lo aguanta porque ella hace el amor como los ángeles, pero es que yo, esa respuesta ya la tengo. Solo espero que se de cuenta de la situación y que como mínimo, intente no dejar tantas marcas a su dignidad, porque yo conocí a ese chico en su momento, y no es mala persona.

La segunda, Vampiresa. Sus gritos de “Corre marica, corre de una chica”, que es una de las frases que no paraba de recitar una y otra vez sin sentido, como si fuera un cántico para invocar un piano que caería desde el cielo provocandome una muerte por aplastamiento y esparciendo mis entrañas por todos los alrededores, lo que provocaría que se tirara al suelo y dibujara angelitos de sangre con la mayor cara de felicidad, como si de nieve se tratara, mientras horrorizado, su acompañante la contempla desde la lejanía, y se excita solo con pensar en el sexo salvaje que tendrán esa misma noche, si es que ella no decide hacerlo sobre mi cadáver en ese mismo instante (Vale, reconozco que me acabo de pasar un poco). Acaso esperaba que me quedara plantado para que me soltara una galleta? O que me peleara con ella? Me parece estúpido, aunque se que mucha gente opinara que mis acciones fueron cobardes, aun así, el que tiene la cara sin una sola cicatriz y la conciencia limpia, soy yo, que se que no hay motivos de peso como para llegar a esos extremos (en teoría, si estáis leyendo esto, deberíais saber la historia). El caso es, que hace ya muchísimo tiempo de todo eso, es imposible almacenar tanto odio sin que sea nocivo. Joder, que ella es teóricamente feliz, tiene un trabajo y vive con su pareja (en casa de Helena, pero con su pareja), debería olvidarlo y mirarme con la cabeza alta desde su pedestal de vida que funciona bien, es lo que mas me dolería si lo que pretende es hacerme daño, y no esta parodia estúpida que es mas dolorosa para ella que para mi mismo. A veces me pregunto si realmente habré sido tan hijo de puta como dice, pero en esos momentos, hago memoria, la cual, para mas inri, tiene tendencia a culparme a mi de todo, y solo encuentro un fallo(aunque grande) en un largo historial de cosas bien hechas durante casi tres largos años. Incluso he llegado a pensar a lo largo del tiempo, que sigue enamorada de mi, y que tal vez podríamos volver a intentarlo. ¿Es tan loca la idea? Solo se, que conocí a una chica que era todo dulzura y amor, y que en algún momento, algo cambio y todo se fue a la mierda, probablemente por mi concepto de relación que tenia en ese momento. Es increíble como puedes llegar a poseer todo lo que esperas de la vida, y que desaparezca de esa forma…

En fin… locuras aparte, me alegro de verla tan enérgica y llena de vida. ^_^

—————————————————————————————————

Edito: Z.Z. se encontró esto en el muro de la vampiresa (Pesad…), y me lo hizo saber. Al final sera culpa mía que me persiga a lo largo de media ciudad. No estoy lavándome las manos, aquí no hay buenos ni malos, aquí solo hay latigazos y victimas doloridas(ella y yo).