Cuando tengo que tomar una decisión que tal vez pueda desenvocar en problemas o considere que es una locura, decido lanzar una moneda, a la cual llamo, la moneda del destino. Hoy, es el cumpleaños de Dormael, la chica que conocí el otro día, y que ademas, menciono que quería una “moneda de esas”. Asi que aqui estoy, haciendo un tutorial sobre como quedar “toh proh” haciendo un regalo barato, sencillo, pero muy personal y reshulon.

MATERIALES NECESARIOS

Algo para coser, algodón, superglue y un cofrecito conprado en el chino.

(El cofre estaba a 50% de descuento! En un chino! eso es la hostia de barato. xD)

Tela azul que ya tenia de una manualidad anterior.

OTROS:

Un folio, algo para escribir, pincel, pintura y laca, esmalte o barniz.

(por supuesto, también ganas de hacerlo)

EMPEZAMOS!

Primer paso: Manual de instrucciones

Cogemos un folio y nos hacemos el gracioso. Eso es lo mas difícil, porque yo, por ejemplo, no destaco en ese aspecto.

Después toca “envejecerlo”. Yo soy un poco extremista aquí. Quemo, rompo, agujereo, arrugo a muerte, etc…

Acto seguido, se coge un tapercillo, se llena de agua muy caliente y de cafe, y se sumerge el papel un buen par de horas, hasta que parezca que se va a romper en cuanto lo cojas.

Con mucho cuidado, se saca, se comprueba que haya pillado el aroma a cafe y el tono marronoso.

Se deja a secar, repito, con muchísimo cuidado. Si al secarse tiene muchísimos desperfecto se hecha de nuevo imaginación para la “restauración”, en mi caso, cinta aislante marrón.

Y ya esta, terminado el paso uno.

Segundo paso: El cofrecillo

Bien cuco que es, aunque esta la opción de hacerlo a mano, pero hasta ahí, yo ya no llego.

Cogemos el algodón y llenamos la parte inferior y superior de cofre para tener una referencia de cuanto es necesario.

Ahora tenemos dos opciones. La cutre, que es pegar con superglue la tela directamente encima, o la segura, que es lo mismo, pero primero cosiendo la tela en plan cojín, lo que asegurara que quede mas fijo y estético.

Este es mas o menos el resultado, la idea es que cuando se cierre, la moneda no baile.

He decidido atar con un hilillo al manual y ver como va quedando el producto final.

Vamos bien!

Ultimo paso: La moneda

Mi FAIL fue hacer el manual primero y poner que brilla, porque al final no conseguí que la capa de fosfi fuera estética a la vez que funcional, así que tuve que descartar esa opción.

Este bicho brilla un montón, el problema es que la capa tiene que ser portentosa.

¬¬U

Sigamos.

Pintas en una cara un SI tan molón como te salga, en mi caso… bien poco de eso tiene. xD

Seguido de un NO en la otra cara, en mi caso, mas grande que el SI, espero que no afecte a la ley de la probabilidad.

Terminados el SI y el NO, le doy una buena capa de barniz brillante a pincel para que proteja la pintura de posibles rallajos y darle un textura mas “de moneda”.

TERMINAMOS!

Ahora solo toca juntarlo todo, pensar en una bonita presentación y a disfrutar echándole la culpa de todas tus malas decisiones a la dichosa moneda.

Espero que os haya gustado. =D