[audio:http://www.malkevnia.com/wp-content/uploads/2010/02/My-Sweet-Prince-placebo.mp3|titles=My Sweet Prince – placebo]

Empecemos…

Llegas a casa del trabajo y tu mundo esta en ruinas, te encuentras que ya “no estas en una relación” en Facebook, el amor de tu vida ha cambiado su subnik moñas y no tienes nada que hacer esa tarde porque has pasado los últimos años de tu existencia dedicándole toda tu alma al puro y sincero amor, tus amigos no se acuerdan de ti, no tienes mascota, y en breve, estarás en el paro. Te preguntas: “Y ahora que?”

Ahora nada, ahora no hay nada, ni tan solo un tu mismo. Te miras al espejo y ves el reflejo de alguien que se ha esforzado mucho y no ha conseguido nada. Deseas con todas tus fuerzas que sea un sueño, una broma pesada o cualquier cosa que fuera mejor que el vacío absoluto. Te tumbas en el sofá y lloras, lloras porque no hay nada mejor que hacer, lloras porque ese día no te llamara para que vayas a su casa y la mires desde la cama mientras estudias, lloras porque sabes que la has cagado, lloras porque dentro de ti sabes que no hay más culpables, lloras porque estas perdido, pero sobre todo, lloras porque estas creciendo, y te da miedo dejar de ser un niño… Lloras todo lo que puedes porque sabes que no volveras a hacerlo muchas mas veces en tu vida…

Adiós pequeño… es hora de dejar un poco el mundo de los sueños y empezar a conocerse de verdad. No mas princesas, no mas príncipes azules…

Bienvenidos a Malkevnia, el pequeño bloc de notas donde un loco grita su penosa vida al universo.