0
[audio:http://www.malkevnia.com/wp-content/uploads/2011/02/Brain-Stew-Green-Day.mp3|titles=Brain Stew – Green Day]

Nombres: Berto, Alberto, Er Truji, Parvulitos.

Fecha de nacimiento: 27 de Febrero de 1990.

Títulos: Capullo integral, 6º en la lista negra.

Títulos perdidos: Compañero de piso, Mejor amigo, Ídolo.

Rasgos destacables: Un culo donde debería haber una barbilla, una 90 de tetas y unos modales de camionero.

Hazañas: Estar dos meses lavándose el pelo cuerpo con champú y sin lavarse el culo por no tener los santos cojones de ir a comprar jabón y papel higiénico.

Le gusta: Comer, pelarsela como un mono, las tías, los coches, los juegos malos de PC, el manga, el anime, beber y quejarse por todo.

No le gusta: Que le piquen, que ataquen su ego y limpiar en general.

Aspiraciones: Llegar a viejo, comprarse un coche “reshulon” y estar con una chati buenorra.

Me ha enseñado: A no fiarme ni de mi mejor amigo, a como no se debe seducir a una chica y a que altura empiezan a ser verdaderamente ridículos unos pantalones “cagaos”.

Cita: “Me voy a estudiar.” [Aclaracion: Estudiar = masturbarse]

Descripción general

Es difícil describir a alguien a quien has visto crecer y cambiar, pues se mezclan los recuerdos, y la forma de ser de antes y ahora. Con el tiempo ha ido formando una especie de coraza en forma de ego que hace que se comporte como un machito a pesar de seguir siendo el chico inseguro y necesitado de aprobación que ha sido siempre. En nuestro prácticamente disuelto grupo de amigos siempre había tomado el rol de tontito gracioso, el chico que hace un poco el loco y los demás le ríen las gracias esperando a ver que es lo próximo que hace. No podría definirlo como una mala persona, a pesar de todo lo que me ha hecho, sencillamente porque creo que es demasiado idiota y no puede controlar sus cagadas. Es también un ligón a granel, le da igual lo que sea con tal de pillar, si comúnmente se conoce a ese termino pescar, el practica la pesca mayor. Si hay algo que podría reprochar de su forma de ser, es su falta de objetivos, pues parece que no espere nada de la vida y eso le ira convirtiendo poco a poco en una de esas personas grises que no tienen demasiado que contarles a sus hijos, si llegan a tenerlos.

Nuestra historia

Le conocí a los catorce años, era uno de los jugadores de Magic de la tienda de Simio. Desde el pincipio entablamos una extraña amistad en la que el intentaba superarme en todo lo que hacia aunque no fuera capaz de ello.

Aun así, me dí cuenta de que el tenia una cosa que yo no tenia, amigos.

En un estúpido plan de niños tontos, tuvimos la genial idea de que ya que sentíamos cierta idolatría el uno por el otro, nos enseñaríamos a ser como eramos, yo a el friki y el a mi punk patinete. Me preguntaba como vestir y como hacer las cosas, yo por supuesto, no sabia que demonios decirle, yo era así por naturaleza, no era algo que había aprendido, sin embargo por su lado era todo mas fácil, había una pautas realmente marcadas y fáciles de seguir, comprando un poco de ropita y peinándome raro, era el mas punk de todo el colegio.

Fue la época dorada de la amistad en mi vida. Me pasaba los días en su casa, todos los lunes escuchábamos “El cansancio”, hacíamos parkour y jugábamos a juegos, prácticamente vivíamos juntos, eramos un pack.

Con el tiempo me fui dando cuenda de que no me gustaba el rollo punk. Había “descubierto” lo que era la música, las tribus urbanas y demás, empezaba a tener un poco de criterio, y quería algo mas acorde con mi personalidad, a mi lo que me molaba era ser gótico, y estaba decidido a convertirme en uno.

Eso provoco muchas tonterías, entre ellas que me presentaran a la Mesacamilla, por ser supuestamente gótica. Esta ultima, era la Ex de Berto.

Berto ya había cambiado el chip de vencerme a toda cosa y había empezado a desarrollar el chip de egolatría y creidismo que impera hasta día de hoy. Eso provoca que intente de forma estúpida volver con su ex.

Finalmente, tras mil tonterías y de la forma mas cutre posible, termino saliendo con la Mesacamilla, y Berto yo nos distanciamos un poco.

No vuelve a aparecer mas que en contadas ocasiones hasta el final de la insoportable relación que estaba viviendo con la killa esa, y ademas lo hace de la forma mas épica posible, haciendo que esta me ponga los cuernos con el. Por fin, me había ganado. [Primera puñalada]

A modo de contraataque, me vuelvo a acostar con la Mesacamilla, demostrando así lo guarra que es y poniendo la balanza en su lugar, aunque no me guste usar el ojo por ojo.

Berto se enteró de eso, lo que desencadenó que los dos le mandáramos a tomar por culo en un brutal bombardeo de insultos. Le perdoné y que volvimos a estar unidos de nuevo, aunque con un poco de resentimiento.

Volvia a ser el mismo de antes, el chico que siempre esta en casa jugando a juegos. De hecho, me enfrasque tanto en uno, que a las pocas semanas era de los mejores de España, lo que provoco que una chica me preguntara como se hacían algunas cosas, esa chica era Friki.

Friki supuso que pasara bastante de Berto para poder hablar con ella, ya que era una relación a distancia y yo ya me había vuelto adicto a las muestras de afecto.

Tuve una escapadita a Madrid para verla, seguido de unas vacaciones a Mallorca por su parte. Fue entonces cuando entró en escena de nuevo la Mesacamilla. Desde su pueblo, perdido en algún lugar de la península, me dijo que, o salia con ella o cometería la estupidez de quedarse para siempre allí. Yo era estupido y manipulable, aun mas que ahora, cedí, aunque con la idea de dejarla en cuanto tocara suelo mallorquin.

Berto se enteró de esto, y se lo insinuó a Friki. [Segunda puñalada]

Friki, que no es tonta, me llama y me pregunta. Como era y soy incapaz de mentirle, se lo conte y ella por supuesto, me dejó.

Quedo con Berto y le digo que no quiero saber nada de el nunca mas. Se pone a llorar y me pide disculpas. Son muchos años juntos… Le perdono.

A pesar de todo, nuestra relación se enfría y distancia muchísimo. Un poco después conozco a la Vampiresa y con eso desaparezco definitivamente del mapa.

Al cumplir los dieciocho, recuerdo nuestra promesa de meternos en el ejercito y le llamo con la esperanza de enrolarnos juntos, me dice que en un año, cuando termine de estudiar, se mete conmigo. Yo necesitaba dinero a toda costa, así que me meto igualmente. Al año siguiente, por supuesto, no se mete.

Termina mi relacion con la Vampiresa y empieza la de Helena, sigo distanciado de Berto. Termina la relacion con esta ultima y ademas, dejo el trabajo. Como no puedo pagar el alquiler solo y Berto ha empezado a currar de transportista, decidimos ir a vivir juntos. Otra vez unidos, aunque la cosa ha cambiado bastante.

Pasamos un año viviendo juntos, o mejor dicho, soportandonos el uno al otro, pues la verdad es que no se parece en nada a nuestra convivencia de cuando eramos niños, la mayoría de los días ni tan solo le veo la cara. Finalmente, se me termina el paro y me entran las dudas sobre lo que podría hacer. Berto llevava meses asqueado de su curro diciendo que quería irse de mochilero. Decido robarle la idea. Con las prisas le dejo a deber 450 euros.

A lo largo del mes y medio que estoy de mochilero, le voy llamando para que me ingrese el dinero, pues hay días en los que paso mucha hambre por no tener dinero. El no coge mis llamadas ni responde mis mensajes.

Al volver a Mallorca, le llamo, esta vez si que me lo coge, aunque me dice que no me piensa pagar. Para mas inri, se regodea en este hecho. [Tercera puñalada]

Cansado de todas las putadas y con la provocacion como gota que colma el vaso, entro en trance y tomo represalias.

Finalmente, me devuelve el dinero y no vuelvo a saber nada mas de el.

Malkev a través de los ojos de Berto